Ahorrar en las compras de la empresa

Toda empresa es cliente de otras. Este es un principio fundamental en la administración de cualquier negocio. Requerimos de lo que otras empresas nos venden para poder crear los productos y servicios de valor que entregamos a nuestros propios clientes. Muchas veces estamos demasiado inmersos en la relación con aquellos que nos compran, sin preocuparnos tanto por a quienes les compramos. Buscamos con vehemencia aumentar las ventas, pero no tenemos la misma energía para buscar nuevos proveedores, que nos entreguen un mejor precio, condiciones o calidad.

Te recomendamos hacer un alto momentáneo en las actividades cotidianas y hagas una evaluación de tus proveedores. ¿Existen otros? ¿Se pueden tener mejores condiciones? Revisa este listado y chequea donde puedes mejorar la eficiencia de tu negocio y ahorrar en costos.

Establece convenios

Especialmente si estás comprando ítems que requerirás con alta frecuencia, intenta negociar directamente con el dueño de la empresa proveedora para conversar y descubrir si existe alguna posibilidad de mutuo beneficio con el fin de obtener un descuento, y donde puedas mantener esta relación entre empresas a largo plazo. En muchos casos es mejor hacer pagos inmediatos (en lugar de a 30-60 días), a cambio de un descuento.

Reducir lo imposible

¿Cuál es tu principal costo, aparte de los salarios? ¿Es una materia prima, un servicio? ¿Cómo puedes reducir ese costo a la mitad? Realiza ese ejercicio mental, aún cuando te parezca imposible. ¿Necesitarías comprar más para tener un descuento? ¿Tendrías que obtener algo de menor calidad? ¿Tendrías que producir tú mismo? ¿Tienes que renegociar las condiciones? ¿Tendrías que crecer verticalmente y adquirir la empresa proveedora? En lugar de asumir que no existe forma de reducir ese costo, haz el esfuerzo mental de reducirlo en el papel. Podrías sorprenderte de los resultados.

Compara precios y servicios

Sin importar lo que necesitemos, ya sea insumos, servicios de aseo, equipos tecnológicos, arriendo de oficinas o seguros, los precios por las mismos elementos pueden variar bastante entre una opción y otra. Una buena forma de abordar este problema es con la “regla de 3×3”: Siempre intente conseguir al menos tres cotizaciones de 3 fuentes distintas, ya sea vendedores, corredores de seguros, sitios web o incluso distintos empleados del equipo buscando alternativas para ti. Si te parece mucho trabajo o tiempo conseguir estudiar tantas opciones cada vez que realizar una adquisición importante, no olvides que cada día existen más servicios en Internet para comparar ofertas o incluso personas naturales que están dispuestas a hacer el trabajo de investigación por mucho menos dinero de lo que probablemente conseguirás ahorrar.

Ahorrar en las compras de la empresa

Asegúrate de hacer uso de tus beneficios a la hora de compra

Ya sea pagar con factura o elegir el mejor método de pago, o aprovechar sus beneficios y membrecías incluso a nivel persona, puedes abaratar costos en algunas transacciones. Si tienes beneficios fiscales a la inversión o movimiento de capitales, úsalos. Si obtienes una franquicia para capacitar a tus empleados a costo reducido.

Espera antes de comprar

Una vez que hayas decidido cuál es la alternativa que comprarás, espera un poco (cuando el stock y las condiciones lo permitan). En muchos casos (especialmente para compras grandes, o cuando están comprando un producto o servicio por Internet y lo dejas en el carro de compra) luego de unas horas o días de haber abandonado la transacción en el último paso, recibirás una oferta con un descuento especial para “motivarte” a concretar de una vez por todas.

Compra usado cuando puedas

En algunos casos, comprar productos usados implica muy buenos descuentos. Por ejemplo, a la hora de comprar un auto puedes sacar provecho a las alternativas con pocos kilómetros de uso. Algunos conductores que usan sus vehículos muy pocas distancias al año, menores al estándar anual, pueden recibir descuentos adicionales. Para los autos y muchas otros productos, especialmente los productos con menos componentes o características (como un escritorio de oficina, por ejemplo), comprar usado no significa ningún sacrificio en calidad.

Busca descuentos específicos según las características de tu empresa

Por ejemplo, muchos productos y servicios de la industria energética cuentan con descuentos para empresas con sellos verdes u otras certificaciones de cuidados del medioambiente. Lo mismo puede suceder para empresas que efectúan actividades y otros servicios de beneficencia social. Asegúrate de aplicar estas ventajas cuando el giro y las certificaciones de tu empresa lo permitan.

Saca provecho de la globalización

Con las tecnologías actuales, es muy fácil poder acceder a servicios y a outsourcing de cualquier parte del mundo, que antiguamente se encontraba limitado a los vecinos de tu región. Ya sea que necesites trabajos de diseño, creación de imagen empresarial, campañas de Marketing, planes de negocios o incluso mano de obra barata para la construcción de tus productos, cada vez es mucho más fácil, barato y transparente acceder a servicios internacionales que muchas veces pueden representar un ahorro fenomenal si lo comparas con los precios locales.

Sponsored Links
Fernando LastarriaFernando Lastarria Especialista en negocios a través de medios digitales. Master in Business Administration y Blogger de profesión desde 2005. Experto del área informática con amplia experiencia en servicios financieros. Lucho por lo justo, me esfuerzo por lo que quiero y defiendo lo que considero correcto para mi y para mi equipo de trabajo.

Artículos Relacionados

3 Comentarios en “Ahorrar en las compras de la empresa

  1. El mejor ahorro que se puede hacer es tener un descuento en algún restaurante o similar donde se pueda almorzar barato.

    1. Es verdad, se gasta mucho en comer y las empresas parece que están poco interesadas en ayudar a sus empleados con ese item. Algunos dicen que es mejor llevarse comida desde casa, pero ya no tenemos tiempo ni energía para cocinar.

  2. Lamentablemente, para la mayoría de las empresas reducir costos es equivalente a recortar sueldos y personal. Es triste, pero es la verdad.

Comments are closed.

Sponsored Links